top of page

People need hope more than ever. As followers of Jesus, we have this promise in Colossians 1:27.....CLICK HERE

Jueves-El indicado

 

Él es a quien proclamamos, amonestando y enseñando a todos con toda sabiduría, para que presentemos a todos plenamente maduros en Cristo. 29 Con este fin lucho enérgicamente con toda la energía que Cristo obra tan poderosamente en mí.

 

Colosenses 1:28,29

 

Todas las grandes historias de nuestros días tienen a alguien que está destinado a cambiarlo todo. Devuelve todo a como estaba. Dale un giro a nuestras vidas. Cambia todo el desastre en el que vivimos y rehazlo en un mundo perfecto donde todo se solucione. La oscuridad se convirtió en luz. El mal es derrotado y el bien vence.

 

Piénsalo.

 

 

Nos encantan estas historias. Lo pensemos o no, en el fondo todos sabemos que las cosas están rotas. Todos tenemos la sensación de que alguna vez el mundo fue mejor. Quizás incluso perfecto. Puede haber muchas razones por las que las cosas no están bien, pero definitivamente no son exactamente como deberían ser.

 

Todo debería ser diferente. Todo necesita ser reparado. Es necesario recrear el planeta a su estado original. Perfecto. Animales, plantas y personas viven en perfecta armonía.

 

Pero hay más cosas que necesitan restauración. La gente también necesita ser rehecha. Completado de nuevo. Incluso en nuestro orgullo egoísta y arrogancia, en el fondo sabemos que estamos destrozados. No como deberíamos ser. No las personas que queremos ser. Pero no tenemos el poder de cambiar. Para arreglarnos a nosotros mismos.

 

Los escritores de todas estas historias saben que las cosas no van a mejorar por sí solas. Si simplemente esperas, lo mejor que puedes esperar es que las cosas sigan igual.

 

Pero las cosas no seguirán igual. ¿Lo harán? Todos sabemos que la vida no mejora por sí sola. Sin hacer nada. Si dejas las cosas como están, nunca se arreglarán. Las cosas sólo cambian de mal en peor.

 

  • Lo fresco se vuelve rancio.

  • El bien se vuelve malo.

  • La hierba se convierte en maleza.

  • Lo que funciona se detiene.

 

En todas estas historias, las cosas no solo mejoran. Se necesita gente para hacer la restauración y rehacer. Pero no hace falta un equipo pequeño ni una gran organización para derrotar al mal. Ni siquiera un ejército es suficiente. La tecnología, por muy buena que sea, no puede cambiar el mundo por sí sola.

 

No, lo que todas estas historias tienen en común es que una sola persona entra en escena. Se les llama salvadores. Un mesías. Lideran un ejército de gente buena a través de muchas batallas de los seguidores del maligno.

 

Al final, la buena persona se encuentra con el malo. Hay una gran lucha. Luchan con todas sus fuerzas. De ida y vuelta. En un momento dado, parece que el mal mismo ganará. Pero al final el bien triunfa sobre el mal. El maligno y sus seguidores son destruidos o huyen para salvar sus vidas, y nunca más se supo de ellos.

 

Paul no está perdiendo el tiempo con un cuento de hadas. No está invirtiendo su vida en una historia inventada por alguien hace mucho tiempo. No está dando cada parte de sí mismo por alguna leyenda que podría haber sucedido.

 

No. Pablo dice que está totalmente de acuerdo con Jesús. Él es de quien habla Pablo. El que Pablo señala. Jesús es a quien Pablo usa todos sus poderes de persuasión para instar a la gente a seguir. Jesús es el tema, el punto principal de toda la enseñanza y predicación de Pablo.

 

No hay mejor tema en el universo. No hay nadie más digno de la dedicación de Paul. No hay llamado más alto que el de ser un seguidor de Jesús que les cuenta a todos acerca de su salvador.

 

Jesús es el centro del universo. Período. Dios lo señala. Dándole gloria. Honor. Elogio. Él dirige a todos y a todo a adorar a los pies de Jesús. Nadie más. Nada más está siquiera cerca.

 

Fue cierto para Paul. También lo es para ti y para mí. Una vida llena de Jesús es la vida más plena posible. En él encontraremos nuestro significado y propósito. Jesús es el único que no sólo puede vencer el mal interior, sino también el mal exterior. El mal que infecta nuestro mundo.

 

Dado que Jesús es “el indicado”, también debemos responderle. Caer a sus pies en adoración. Obedece cada una de sus órdenes. Di cada palabra. Haz cada acto de servicio y bondad. Y no es para nosotros, sino para "el indicado".


0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page