top of page

People need hope more than ever. As followers of Jesus, we have this promise in Colossians 1:27.....CLICK HERE

Miércoles-completamente lleno

 

Porque a Dios le agradó hacer habitar en él toda su plenitud, y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en el cielo, haciendo la paz mediante su sangre derramada en la cruz.

 

Colosenses 1:19,20

 

Pablo hace todo lo posible cuando se trata de los Colosenses y Jesús. Él no se guarda nada. Él sale disparado sobre Jesús. Quien es él. De dónde vino. Por qué vino. Y nuestra reacción y respuesta a esta persona tan singular en la historia del mundo. Mire lo que Pablo no dice acerca de Jesús. No sólo tiene algo de Dios en él.

 

  • No sólo lo toca un ángel.

  • No es sólo un buen tipo que vivió hace 2.000 años.

  • No es simplemente un profeta o vidente carismático que logró conseguir seguidores.

  • No es un gurú más en una larga lista de gurús.

  • No es un mártir más.

  • No es simplemente alguien que se interpuso en el camino del gobierno.

  • No es sólo alguien que causó un alboroto entre los líderes religiosos.

  • No es sólo un ángel que apareció en la tierra por un tiempo.

 

Las palabras y el mensaje no podrían ser más claros. En Jesús está la plenitud total de Dios. Período. No sólo un toque. No sólo un poco. No sólo una carrera. Pero todo. Total. Entero. Completo. Jesús es plenamente Dios. En Cristo habita toda la plenitud de Dios como deidad.

 

Esto significa que no falta nada cuando miras a Jesús. ¿Quieres saber quién es Dios? Mira en Jesús. ¿Quieres saber qué piensa Dios de las personas? Mira a Jesús. ¿Quieres saber qué haría Dios? Mira a Jesús.

 

Jesús no comenzó como alguien sin todo Dios y luego, mediante algún gran logro, obtuvo más y más de Dios. No necesitaba orar ni meditar para parecerse cada vez más a Dios. No necesitó cientos de reencarnaciones para parecerse cada vez más a Dios.

 

Oh, no. Jesús siempre ha sido Dios. Nunca hubo un momento en el que él no fuera Dios. Él ha sido Dios desde la eternidad pasada. Él era Dios mientras estuvo aquí en la tierra. Y él será Dios por los siglos de los siglos. Amén.

 

Nunca hubo un momento en el que Jesús necesitara llenarse de Dios. Sí, hubo momentos en que necesitaba estar a solas con su Padre Celestial. Hubo tiempos de ayuno y oración. Pero no debían volver a llenar su tanque de gasolina piadoso porque parte de su deidad disminuyó o desapareció.

 

Hay tanto de Dios en Jesús que lo está derramando por todos lados. Mire su compasión por las personas que no lo tenían todo bajo control. Mira su misericordia mientras miraba a la multitud que era como ovejas sin pastor. Mira cómo consolaba y sanaba a los enfermos. El cojo. Los poseídos por espíritus malignos.

 

Sí, Jesús es plenamente Dios. ¿Pero por qué vino? No fue para alardear ni para sorprender a la multitud. No fue para causar gran revuelo, obteniendo miles de “me gusta” o “seguidores” en las redes sociales. Ni siquiera fue para enseñar. Pablo nos dice exactamente por qué Dios descendió en Jesús y a través de él. Era para reconciliarnos y hacer las paces.

 

  • Conciliar. Debido a nuestra terquedad de vivir la vida a nuestra manera, de alejarnos del Dios que nos hizo y nos ama, nos separamos de él. Creamos una deuda que hace que el déficit federal de Estados Unidos [1] parezca lo que debes cuando tomas una barra de chocolate sin pagarla. Nuestra deuda con Dios era y es más de lo que puedas imaginar. Por eso no podemos pagarlo. Es mucho más grande que nuestra capacidad de pago. Y es por eso que Dios tuvo que intervenir y pagarlo él mismo. Eso es lo que nos trae de regreso a Dios. Para reconciliarse con hola, por él.

  • Paz. Ahora que Dios nos ha reconciliado consigo mismo, puede hacer las paces con nosotros. No hay nada que nos separe de él. Dado que llevó todas nuestras cosas y nuestro quebrantamiento a la cruz, podemos reunirnos con Dios en esa relación con el Padre Celestial que tanto queremos y necesitamos. Ya no tenemos que luchar contra los recuerdos de culpa y vergüenza que nos mantienen alejados de Dios. Cuando Jesús dijo: “Consumado es [2] ”, eso incluyó el pago de una vez por todas por todos nuestros pecados. Ahora podemos acercarnos libremente a Dios porque ahora tenemos paz con él.

 

Sé que, al igual que yo, todos hemos tenido relaciones rotas. O lo causamos nosotros o alguien más lo hizo. Y en ese quebrantamiento, esa separación, no queríamos estar con ellos. Diablos, ni siquiera queríamos estar cerca de ellos. Y si no se hizo nada al respecto, ese quebrantamiento todavía existe hoy. Esa brecha, esa separación, palpita como si te golpearan el dedo con un martillo.

 

Pero Dios hizo todo lo posible para sanar nuestra relación rota con él. Para reparar nuestro quebrantamiento y pecado. No hay nada que él no hubiera hecho para recuperarnos. Y eso exactamente lo que hizo en Jesús. Él hizo lo que nosotros no podíamos hacer por nosotros mismos.

 

Dios descendió plenamente para salvarnos en Jesús. No dejó nada atrás. Él hizo todo lo posible para salvarnos a ti y a mí. ¿Es de extrañar que queramos darle todo a cambio?


[2] Juan 19:30

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page